Yulimar Rojas, la bicampeona mundial que salta por encima de las adversidades

( SER/AVN) Yulimar Rojas no sólo llegó al Mundial de Atletismo bajo techo de Birmingham después de haber superado una lesión en el pie derecho que puso en riesgo su participación, también tuvo que sortear la ola de frío que sacude Europa y que, por poco, casi le impide revalidar su título mundial de salto triple.

El fenómeno, calificado como el más frío en Reino Unido desde 1991, alteró el itinerario de viaje de la venezolana, que tenía previsto ir de Madrid a Bélgica el 1º de marzo, y de ahí a Birmingham en un vuelo directo. El plan, en menos de nada, se convirtió en una odisea.

«Llegamos bien a Bruselas pero en el siguiente vuelo, de Bruselas a Birmingham, nos dicen que está cancelado, que no se puede aterrizar en Birmingham por la tormenta que había», contó la bicampeona en entrevista exclusiva para Telesur.

La atleta cambió de ruta y se trasladó a Frankfurt, Alemania, donde abordó otro avión para llegar a suelo inglés. Era 2 de marzo y estaba a 983 kilómetros de su destino. La medalla en disputa, de la que partía como favorita, estaba en peligro. Y ella lo sabía.

«Cuando estaba a punto de aterrizar el avión, el piloto nos dice que no puede aterrizar porque está cerrado el aeropuerto ya que ha caído bastante nieve. Fue un momento de frustración porque sentía miedo de no poder llegar a Birmingham y defender mi título».

El inconveniente obligó al piloto a aterrizar en Manchester, a casi dos horas de distancia del Mundial. «Ahí cogimos el último tren que salía a Birmingham y llegamos al hotel a las 12 de la noche para poder competir a las 11 de la mañana del día tres».

Apegado a las leyes básicas de las matemáticas, el orden de los factores no alteró el producto, Yulimar Rojas llegó a la competencia, se batió en la arena con salto de 14,63 metros y reeditó la hazaña lograda en 2016. Cuando la pizarra la dio como ganadora, el arreciar del frío quedó como anécdota.

«Fue una experiencia fuerte que no se la deseo a nadie, pero eso me hizo seguir adelante, me dio más motivación para avanzar, para conseguir mi título a pesar de las adversidades», narró la subcampeona olímpica, bicampeona mundial Indorr y campeona mundial Outdoor. «Creo que es una reflexión para esas personas que luchan por lo que quieren».

La travesía que originó la ola de frío fue, en realidad, el segundo obstáculo que tuvo que superar la venezolana para conseguir la presea dorada.

«Tuve una lesión dos meses antes del campeonato, una ruptura en la fase plantar del pie derecho. Fue duro porque me encontraba en una gran forma física y estaba pronto a competir. Eso me inhabilitó e hizo que volviera a comenzar de nuevo la rehabilitación».

La atleta siguió un plan de recuperación con el doctor Tomás Fernández que se intensificó a falta de un mes para la competencia. «Nos pudimos recuperar satisfactoriamente y muy rápido. Gracias a Dios salimos de esa y pudimos conseguir este titulo. Esta medalla es muy sentimental por todo lo que pasé para llegar hasta aquí».

Medalla nacional

Apenas se consagró como bicampeona mundial bajo techo, Yulimar Rojas batió sus brazos al aire, gritó, corrió fugazmente por la pista y dedicó la presea a su tierra: Venezuela.

«Estoy muy orgullosa de ser venezolana, de entregar y defender mis colores, mis ocho estrellas, mi bandera hermosa y de levantarla en lo más alto. Esta medalla es para ustedes, es para que la felicidad de mi país siempre esté presente», enfatizó la pupila del cubano Ivan Pedroso, ex campeón mundial y olímpico en salto largo, a quien también dedicó la presea.

«Apenas vamos para tres años juntos y ya hemos conseguido tres títulos mundiales y uno olímpico. Para mí, Iván Pedroso es el mejor del mundo dentro del atletismo y fuera del atletismo. Para mí es un honor trabajar con él. Espero seguir a su lado y seguir cosechando muchos logros».

La atleta, que ahora piensa en la Liga de Diamante 2018, llamó a la nueva generación venezolana a labrar sus sueños y trabajar con dedicación y constancia, dos de los secretos que la han llevado a lo más alto del atletismo.

«A los niños que luchen por sus sueños, a esos retoños que vienen y la nueva generación que viene después de Yulimar, que nunca desistan de ellos, que se aferren y luchen por lograrlos, que cuando tienen esa valentía, empuje, esas ganas de salir adelante, es lo primero que se necesita para llegar hasta lo que quieren».

La atleta venezolana arribará la noche de este miércoles a Venezuela y mañana, además de sostener un encuentro con los medios en Caracas para contar su experiencia en Birmingham, dictará una clínica deportiva en el estadio Brigido Iriarte, ubicado en la populosa parroquia El Paraíso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s