Voleibol de menos a más: Venezuela tiene bronce

( Prensa COV ) Luego de un arranque que incluyó tres derrotas en fila, el voleibol venezolano logró subir a un podio que parecía lejano, derrotando en el partido por el bronce a la selección de Colombia.

Fue un duelo que  se desarrolló como el resto del torneo: con los criollos viniendo de menos a más. Tras perder el primer set 20-25, los dirigidos por Ronald Sarti se impusieron en los tres siguientes, con parciales de 25-20, 25-21 y 25-17.

“Estamos contentos con esta medalla, que no era lo que queríamos originalmente, pero siempre es positivo estar en el podio”, festejó el capitán José Manuel “Chema” Carrasco. “Hoy trabajamos muy bien como equipo. Pero seguimos trabajando. Esto no termina acá”.

 

“No tuvimos un buen comienzo, pero sí un buen final”, apreció el técnico Ronald Sarti. “Pudimos mantener al equipo fuerte mentalmente, aun con todas las dificultades que teníamos dentro de la cancha. Pudimos hacer un muy buen partido hoy. Veníamos mejorando y yo tenía mucha confianza en que podíamos tener un buen desempeño hoy. Fue importante que pudimos usar a Jonathan Quijada y a Wilner Rivas hoy”.

 

“Ahora toca un descanso activo, recuperar al equipo físicamente, y hacer una mejor preparación para los CAC y la Copa Panamericana, que es clasificatoria a los Juegos Panamericanos de Lima 2019”, agregó el entrenador.

Jorge García se distancia en la punta del golf

El venezolano Jorge García jugó para cinco golpes bajo el par de la cancha, y lideró de esta forma la tercera ronda del golf, que se disputa en el Country Club de Cochabamba, consolidándose en la punta de la clasificación general con tarjeta de 211.

“Pichu”, como se conoce al triple campeón mundial juvenil (dos veces en individual y una por equipos), logró birdies en los hoyos 3, 5, 6, 9 y 14, y jugó para el par en el resto, para aventajar ampliamente al paraguayo Carlos Franco, el colombiano Santiago Gómez y el ecuatoriano Rafael Miranda, que jugaron todos para -1.

En la clasificación general, el líder García se despega por seis golpes de sus más cercanos perseguidores, el boliviano José Luis Montaño, Franco y Gómez, los tres con 217.

 

Hoy se disputará la cuarta y última ronda, en la que García apostará a mantener la consistencia que ha demostrado hasta ahora, para asegurar el oro.

 

En femenino, la también criolla Alazne Urízar tuvo una jornada mucho menos afortunada, con 83 golpes, 11 sobre el par de la cancha, para caer a la décima casilla de la general con total de 236.

 

 

 

Plata y bronce en Aguas Abiertas

Los nadadores Diego Vera y Wilder Carreño se colgaron medallas de plata y bronce, respectivamente, en la competencia 10 km masculino de aguas abiertas, en  la XI edición de la cita Suramericana Cochabamba 2018

Con tiempo de 1:52:16 Vera logra el subcampeonato , mientras tanto Wilder Carreño paró el crono en 1:54:47. Ambos escoltaron al ecuatoriano Esteban Enderica.

“Siempre estuve cerca del ecuatoriano, pensé que podría mantener el ritmo, pero el está acostumbrado a la altura y se me desprendió», resaltó Vera.

En la rama femenina Paola Pérez se ubicó quinta, tras llegar visiblemente afectada por los efectos de la altura.

En esta justa deportiva solo se realizará la competencia de 10 km femenino y masculino, y no los 5 km que habitualmente se incluyen también en eventos de ciclo olímpico.

Doble corona para la esgrima en la última jornada

(Prensa Comité Olímpico Venezolano – 1 de Junio) Los equipos de sable femenino y espada masculina se coronaron en la última jornada de la esgrima, para confirmar a Venezuela una vez más como el gran dominador de este deporte en Juegos Suramericanos, con un total de cinco medallas de oro, dos de plata y cinco de bronce.

La cuarteta de sable, integrada por Shia Rodríguez, Milagros Pastrán, Luismar Banezca y Jornely Velásquez, pasó bye la primera ronda, liquidó 45-19 a Chile en semifinales y sometió a Argentina 45-41 en la final.

Por su parte, el equipo de espada del campeón individual Rubén Limardo, sus hermanos Francisco y Jesús, y Gabriel Lugo, también se saltó los cuartos de final y entró directamente en semifinales, con una victoria 45-26 sobre Brasil.

 

En la final, el conjunto criollo se deshizo de Argentina por 45-41, para mantener completar el paso de la espada por Cochabamba con tres  oros y un bronce.

 

Rubén Limardo tuvo palabras de elogio hacia sus compañeros: “Son muchachos jóvenes que guerrearon, nos sentimos un poco cansados, pero no nos pegó la altura, como pensábamos. Este equipo de Argentina nos ha ganado dos veces en Copas del Mundo, por eso no podíamos bajar la guardia con ellos”.

 

“Este es un equipo que puede dar mucho más”, admitió Francisco Limardo. “Ahora nos toca continuar en Polonia con la preparación para el Panamericano de Cuba, que es clasificatorio a los Juegos Panamericanos de Lima 2019”.

 

“A pesar de que soy en teoría el más ‘flojo’ del equipo, siempre me concentro en dar lo mejor de mí”, agregó Jesús Limardo, que fungió de entrenador, asesorando a sus compañeros. “Una de mis metas es seguir los pasos de mi tío (Ruperto Gascón) y convertirme en un gran entrenador”.

 

“Es mi primer Suramericano y le decido este triunfo a toda Venezuela”, remató Gabriel Lugo.

María Gabriela Martínez, corazón de campeona

Una lesión no impidió que la esgrimista alzara el metal de oro número 17 para Venezuela en Cochabamba 2018

 

(Prensa COV) La espadista venezolana demostró su pasión y gallardía sobre la pedana este jueves en los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, al disputar y ganar la final de la espada femenina por equipo con una lesión en el tobillo. Las criollas se impusieron al cuarteto argentino 40 toques por 48 para proclamarse campeonas de la cita deportiva.

Martínez acumula dos metales dorados en el inicio del ciclo olímpico rumbo a los Juegos de Tokio 2020. Puesto que, en los XVIII Juegos Bolivarianos Santa Marta 2017 se coronó en la modalidad espada individual, triunfo que dedicó a su padre fallecido.

El equipo criollo también cuenta con la presencia de Lizze Assis, Eliana Lugo y Patrizia Piovezan. Nuestras tiradoras consiguieron la primera de oro para Venezuela durante la jornada de hoy.

Plata para Daniela Rivera en Sunfish

Gracias a Daniela Rivera, Venezuela logró convertirse en uno de los países que subió al podio de la vela en los Juegos Suramericanos de Cochabamba, que se disputó en la represa Corani de La Barca, en Laguna.

Rivera sumó 14 puntos, producto de su ubicación en las nueve regatas de la clase Sunfish, y escoltó a la peruana Caterina Romero, con nueve unidades. La chilena Kelly González completó el podio, con 22.

Daniela Rivera también compitió en Laser Radial, donde fue cuarta con 32 puntos, a solo dos de la ganadora del bronce, la chilena María Poncell.

En el resto de las clases, Carlos Aguirre fue séptimo en Laser Standard y cuarto en Sunfish, y el Snipe de Sabrina Hernández y Frank González fue sexto.

 

Espada femenina sigue haciendo historia

( Prensa COV ) La espada femenina por equipos de Venezuela sigue haciendo historia al conquistar el título suramericano frente al cuarteto argentino, tras una remontada épica que concluyó 40 toques a 38,en la gran final disputada en el Pabellón de la Unión Europea de la Feicobol, en la penúltima jornada de la esgrima de la justa que se desarrolla en tierras bolivianas.

Una remontada dorada comandada por Patricia Piovesan direccionó al equipo criollo al oro en la pedana suramericana, donde la doble olímpica María Martínez superó una lesión de tobillo y con hidalguía tiró de su espada para empujar otro triunfo de la espada criolla.

“Fue un combate bastante reñido, pero históricamente la espada femenina siempre ha tenido buenos resultados, y la prueba es que éste es nuestro tercer título. Ahora nos reivindicamos porque hace cuatro años en Chile fuimos subcampeonas”, comentó Martínez.

“Supimos venir desde abajo y mantenernos. Cada una hizo su trabajo. Venía lesionada, no estaba al 100% pero aquí tocaba asumir la responsabilidad con el equipo y conmigo misma. Si las muchachas me veían minimizadas, no se iban a sentir bien, por eso como capitana debía mantenerme firme. Estoy súper agradecida por el trabajo que hicieron ellas”, agregó la bolivarense Martínez, que ganó bronce en la competencia individual.

 

“Súper orgullosa del equipo en el que estoy. Nos planteamos una estrategia que no funcionó, pero lo importante es que supimos hacer los ajustes necesarios para ganar”, evaluó Lizze Asís.

 

“Feliz de sacarme la espina de los Juegos Sudamericanos pasados, y también de los individuales, donde María Gabriela y yo pretendíamos ir por el 1-2”, agregó Eliana Lugo. “Supimos pelear el combate toque a toque, sin darnos por vencidas nunca”.

 

“Escuché las indicaciones de mis compañeras y del entrenador, y mantuvimos la confianza en nuestro trabajo, para poder hacer los ajustes necesarios”, indicó la suplente Patricia Piovesan, quien fue la encargada de comandar la remontada.

 

Las venezolanas salieron bye en octavos de final y en semifinales superaron al conjunto chileno 42-22 para así enfrentarse a las argentinas.

 

Eliana Lugo y Lizzie Asis aportaron de principio a fin y fueron fundamentales en el cambio de estrategias para remontar el combate en el que las criollas estuvieron abajo hasta por ocho toques de diferencia (8-12).

 

Stefania Urania, Josefina Méndez, Isabell Di Tella y Flavia Mormandi sorprendieron en varias ocasiones a las criollas, quienes impusieron su hegemonía en la pedana de la espada femenina por equipos, donde han tenido presencia consecutiva desde la cita  de Buenos Aires 2006.

 

Este cuarteto fue subcampeón panamericano en Toronto y viene de brillar con el oro en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta.

Levantamiento de pesas se bañó de oro en Cochabamba

(Prensa Comité Olímpico Venezolano – 31 de mayo) Venezuela hizo el 1-2 en los más de 90 kgs femeninos del levantamiento de pesas gracias a la fuerza, buena técnica y esfuerzo en la plataforma por parte de dos de sus mejores exponentes: Yaniuska Espinosa y Mirufai Morillo.

Espinosa, actual campeona panamericana y ganadora de un diploma olímpico en Río 2016, coronó intentos de 105 y 115 kgs en arranque, y fracasó al procurar los 120. Posteriormente en el envión, alzó con éxito 130 y 140 kgs, y finalmente falló con la barra cargada con 145.

 

Su total de 255 kgs le permitió aventajar por 37 kilos a la subcampeona Morillo, y por 39 a la ganadora del bronce, la chilena Nicol Matamala.

 

“En cada competencia yo misma soy mi principal rival, la competencia se vio holgada, pero yo quería superarme a mí misma, tocar las marcas que estoy buscando para asegurar el oro en los Juegos Centroamericanos”,  comentó Yaniuska. “Tengo pequeñas fallas técnicas que debo trabajar. Pero me siento más madura, con más hambre de victoria, y eso es lo que me va a ayudar a mejorar, a perseguir el rendimiento que me puede llevar a conseguir una medalla en Tokio 2020”.

Morillo apareció con 95 en arranque, progresó a 99 y luego se detuvo cuando no pudo levantar 101. En envión, completó intentos válidos en 112, 116 y 119, que fueron suficientes para aventajar a Matamala.

“A la chilena le agradezco que siempre me impulsa y me obliga a ser mejor, para poder superarla”, comentó Morillo, para quien este resultado fue la demostración del poderío de la selección de pesas. “Venezuela tiene con qué. Fue un privilegio compartir podio con Yaniuska, porque eso nos demuestra que han valido la pena todos los esfuerzos que hemos hecho en los entrenamientos”.

De esta forma, Venezuela cierra su participación en las pesas en segundo lugar del medallero, con cuatro doradas, tres platas y cuatro bronces.

Grito de gloria para Jesús “Trompo” González

 

El trujillano Jesús González triunfó sobre la plataforma suramericana de los 105 kgs en el levantamiento de pesas, al vencer a su acérrimo rival, el ecuatoriano Jorge Arroyo, tras levantar en el total olímpico 385kg, en apenas el segundo movimiento del envión.

 

González batalló fuerte en el Coliseo Grover Suárez de Cochabamba, donde el ecuatoriano Arroyo y el peruano Moisés Espinoza animaron la competencia kilogramo tras kilogramo y turno tras turno.

 

El “Trompo”, como lo llaman sus compañeros de la selección nacional, campeón panamericano en Toronto 2015, falló en su tercer movimiento del arranque con 176 kgs, dejando el segundo mejor peso levantado en 174 kgs. Arroyo fue el más fuerte de la modalidad con 182kg.

 

En el envión la historia fue totalmente distinta, pues apenas en el segundo movimiento, el criollo  anunció que no subiría a la plataforma, pues ya se sabía campeón tras haber levantado 205 y 211, un kilogramo más respecto a su marca en Toronto (210).

 

González llegó a pedir 212 kgs para quebrar el récord suramericano, en poder del también criollo Julio Luna, pero luego desistió de su intento. “Ya vienen los Juegos Centroamericanos, por eso me calmé, porque me quedan apenas 40 días y yo vengo de una lesión en el Nacional, hace ocho días tuve un Panamericano, de manera que tengo que cuidarme. Ya habrá oportunidad de ir por ese récord”, explicó el “Trompo”.

 

“Desde Río 2016 mi sueño fue estar presente en unos Juegos Olímpicos, y ahora le pido a Dios que me aparte de todo lo malo, para poder asistir a Tokio 2020”, auguró.

 

Así, el venezolano le otorgó al país una nueva medalla en el levantamiento de pesas en esta división. La plata fue para el campeón defensor Arroyo de Ecuador con 384kg y Perú se quedó con el bronce (356kg).

 

Otra venezolana, Naryury Pérez, logró subir al podio en los 90 kgs, al apuntarse la medalla de bronce, con registros de 103 en arranque y 130 en envión, para un total de 233 kgs. Pérez escoltó a la chilena María Valdés (250) y a la mítica ecuatoriana Seledina Nieve (244).